Formamos a nuestros clientes para crecer juntos

o cómo hacemos las cosas al revés

Nerea Narro

Formamos a nuestros clientes para crecer juntos

En Avanzosc consideramos imprescindible que el cliente conozca Odoo en profundidad antes incluso de iniciar el proceso de implantación en su empresa. El proceso "normal" o habitual que proponen la mayoría de los implantadores de ERP, consiste en comenzar por un análisis de necesidades del cliente, el cierre estricto de un alcance funcional y la planificación del proyecto según dicho alcance, siendo la formación a los usuarios habitualmente la última fase del proyecto. Sin embargo, esta metodología de implantación, provoca una serie de problemas que nosotros creemos haber conseguido evitar, lo que redunda en mejores resultados y mayor satisfacción para nuestros clientes.

Durante este periodo, nuestros clientes adquieren conocimiento en el funcionamiento del software y empiezan a discernir qué necesitan, qué es lo que ya existe y qué consideran que habría que desarrollar.

¿Porqué así?

Al cambiar el orden de las fases de la metodología de implantación conseguimos que el usuario conozca el sistema desde el principio. Le damos opción a pensar en mejoras y solicitar adaptaciones a su proceso de trabajo. Los usuarios que conocen previamente lo que el sistema puede ofrecer, solicitan de forma más ordenada y clara los cambios requeridos. Esta forma de implantación les permite reconfigurar y optimizar sus procesos de trabajo reduciendo la resistencia al cambio y a su vez, nos permite a nosotros desarrollar de forma óptima lo que nos solicitan, de forma que se optimiza el tiempo requerido para el arranque.

Por tanto, aplicando nuestra metodología de implantación, durante los 2 primeros meses de proyecto, enseñamos a los clientes todo lo que la aplicación puede ofrecer en cada una de las áreas y les pedimos que tanto durante el proceso de formación como en el tiempo que dediquen a poner en práctica lo aprendido, nos hagan llegar los procesos o funciones que echan en falta. Cada una de estas solicitudes se recogerá y será evaluada para determinar si existe algún módulo adicional que la cubra, o bien sería necesario enfocar un desarrollo.

Durante los 2 siguientes meses, realizamos las prácticas individuales con los usuarios, en las que profundizamos aún más en las funciones de Odoo y los procesos de la empresa, se instalan los desarrollos o adaptaciones solicitados, se realizan las migraciones básicas de datos y se replican con los usuarios el procedimiento de trabajo simulado de cada una de las áreas de la empresa . Esto nos permite ir desarrollando la solución final al mismo tiempo que nuestros clientes van probando los cambios y los van validando de tal forma que van tomando soltura y se familiarizan con Odoo.

Nuestra metodología, a pesar de ser innovadora y poco tradicional en el mundo de los ERPs, nos ha permitido optimizar al máximo los resultados. Somos conscientes de que es necesario establecer unas necesidades y objetivos para el proyecto, pero también creemos que nuestros clientes son quienes mejor conocen su actividad y sus necesidades, por lo que enseñarles el funcionamiento de Odoo desde el principio es primordial. Si ellos conocen el funcionamiento del software, podrán determinar mejor qué necesitan adaptar, mejorar, modificar… y siempre según su criterio, en vez de ser nosotros los que decidamos por ellos.

Queremos que nuestros clientes formen parte del proyecto de forma activa, de manera que, al término del proyecto, no necesitan un periodo de adaptación al nuevo software. Ya lo conocen y se sienten cómodos utilizándolo. Ese es el mejor resultado posible.